ASSIA DJEBAR

Assia_Djebar

 

Se tiende a olvidar que cada región del mundo carga sus propias espinas. Me refiero a esos problemas de las sociedades que se vuelven parte de la piel de sus habitantes hasta el punto de sentirse naturales, mientras que en otros confines de nuestra tierra esos mismos problemas se dejaron atrás desde hace siglos, o no han llegado. Como ejemplo pienso en el narcotráfico con su carácter itinerante: en esta década, lo peor de su podredumbre se encuentra en un país específico; hace dos décadas se encontraba en otro (el mío), y seguramente dentro de unas cuantas más estará en algún otro confín, por los siglos de los siglos hasta que la ciencia encuentre algo que aún no está buscando, una cura o una prevención definitivas para la enfermedad que padecen los adictos. Otro problema que viene a mi mente ahora son los enfermos mentales que asesinan a quemarropa a adolescentes o niños en grupos, en los centros educativos de los Estados Unidos. Y así sucesivamente.

La prisión moral, intelectual, y generalmente también física que se impone al género femenino en los países árabes es otro ejemplo. Me hizo pensar en este ejemplo específico la noticia de la muerte de Assia Djebar el pasado 6 de febrero en París. Nacida en el Magreb, tierra de Camus, Assia Djebar (repetidas veces la más fuerte candidata femenina al premio Nobel), escribió novelas que retratan las pequeñas conquistas de las mujeres en su lugar del mundo en pleno siglo XX y que siguen siendo heroicas todavía ahora. Que una niña musulmana haya logrado permiso para asistir a la escuela, o que su padre la haya llevado de paseo al campo, son los acontecimientos no cotidianos que sirvieron de base para las creaciones de Djebar, y que en nuestra sociedad occidental Latinoamericana quizás jamás serían tema para una novela. Por contraste, este mismo mes asistí a un evento de poesía donde la mayor parte de las poetisas, por coincidencia, había escogido como tema, sin metáforas, su propia vagina.

“No quiero polemizar; tampoco quiero ejercer el lamento literario”. Assia Djebar.

http://www.amazon.com/s/ref=sr_gnr_spell?rh=i%3Astripbooks%2Ck%3Aassia+djebar+spanish&keywords=assia+djebar+spanish&ie=UTF8&qid=1424521900

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: www,florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Febrero 2015.

 

 

 

Leave a comment

Filed under Gigantes, Mundo de Escritores

LIRISMO DE GOYTISOLO

juangoytisolo1

Juan Goytisolo es un escritor que no necesita presentación, mucho menos ahora que ha sido galardonado con el Premio Cervantes 2014. Lo que tal vez sí necesita de vez en cuando una mención es su obra primera, la de narrativa lírica. Hoy en día se conoce a Goytisolo por su escritura combativa, compuesta principalmente de ensayos, hasta el punto de que se tiende a olvidar que el germen de esa capacidad asombrosa para expresar con claridad, persuasión y tremenda penetración verdades indeseables de la realidad política, es su prosa poética.

 

JUEGOS DE MANOS (1954)

“… La luz moribunda del farol rezumaba su halo amarillento sobre la piel exangüe de su cara, de modo que sus arrugas, sometidas a la luz vertical, resultaban menudas y entremezcladas.

Había cesado de llover; pero, de los balcones de las casas vecinas, la pintura, humedecida por la lluvia, chorreaba sus legañas sobre la acera, como el rimmel despintado de unos ojos cuando lloran, y los ladrillos de la acera parecían absorber la luz vacilante del alba, entremezclada con la pálida espuma que escupían las paredes.

La calle continuaba desierta; semejaba que el alquitrán humedecido absorbiese la vibración de las pisadas. Lejos, en algún lugar ignorado, se oían las órdenes guturales de un hombre, acompañadas del pataleo furioso de cascos que resbalaban”…

 

A este tipo de escritura es a lo que me refiero con “experiencia estética de la literatura”.

 

HERMOSO DÍA DE SAN VALENTÍN PARA TODOS.

 

Juan Goytisolo. Juegos de Manos. Editorial Leer-e, Navarra, 2009

 

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

 

 

 

Leave a comment

Filed under Escribiendo, Mundo de Escritores, Uncategorized

LECTOR IN FABULA Y EGO

220px-Umberto_Eco_04

 

Dice Umberto Eco repetidamente en sus trabajos sobre semiótica*, que el lector hace el texto. Una implicación sobre-simplificada de ese pensamiento sobre este tópico fundamental para nosotros, los narradores, es que las palabras y las frases con las cuáles entretejemos imágenes verbales, circunstancias, escenarios, personajes, sucesos, que adquieren vida en nuestros relatos, es que hay que asumir que lo que escribimos es solo un material, en el sentido de materia prima, que el lector toma y utiliza (como la plastilina), para crear su propia obra. Es por eso que aún dentro del más breve de los relatos, lo que cada lector apropia es necesariamente distinto, verdad de Perogrullo. Lo que sí no es verdad auto-evidente, y esta es mi reflexión de esta semana, es que el escritor que se ofende con quién no entendió su obra es aquel que en el fondo escribe para sí mismo, para su ego. Catarsis o no, es un gran desperdicio de tiempo.

 

 

* ECO, Umberto. Lector in fabula. Barcelona, Lumen, 2000

ECO, Umberto. Tratado de semiótica general. Barcelona, Lumen, 1998

 

 

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

 

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Febrero 2015

 

 

Leave a comment

Filed under Escribiendo, Gigantes

EL RETORNO A CASA O LA MUJER QUE NO SE CONFORMA

Harold Pinter 2

 

En 1965 se estrenó simultáneamente en N.Y. y Londres The Homecoming, obra maestra del Premio Nobel de literatura 2005, Harold Pinter. Se trata de un guión de teatro, con el tema central de un hermano que regresa con su esposa a la casa paterna en Inglaterra, un hogar ocupado por cuatro hombres adultos (su padre, sus hermanos y sobrinos). La trama evoluciona desde una atracción sexual inicial por parte de uno de los hermanos hacia Ruth, la esposa, y un rechazo hacia ella por parte del padre por creerla una prostituta, hasta una invitación a que se quede y desempeñe el papel de la mujer de la casa. Previamente al arribo de la pareja, la fantasía de una mujer de la casa ya se había anunciado en el diálogo, si bien ninguno de sus moradores expresó interés en tener una mujer para mí. Al final Ruth decide quedarse y su esposo regresa a lo que fue su hogar, en América, a cuidar por sí mismo de sus tres hijos varones con lo que se reproduce el modelo de familia (hombre solo cuidando de los hijos) del hogar paterno.

Me ha llamado mucho la atención el tema de la obra (escrita en los albores de la década de los sesenta), cuando la necesidad de romper con lo establecido empezaba a aparecer como una tendencia social de tremenda fuerza en partes simultáneas del planeta, y la liberación femenina se mostraba como elemento obligado en la agenda cotidiana. Aunque en algunos ámbitos académicos (The Theatre of Power, U. de Michigan, 2012), y también en el medio de la crítica literaria, se discute ampliamente sobre el contenido interpretativo de la obra en términos de las guerras de poder masculinas, y del simbolismo del retorno de Ruth a casa (al ambiente en el que creció), me aventuro a preguntarme si un significado más profundo es el de Ruth como simbolismo de la mujer que no se conforma con el amor de un solo hombre y se siente más cómoda con el deseo de varios (independientemente de que ese deseo se traduzca alguna vez, o no, en satisfacciones para los sentidos femeninos), la mujer que no se conforma. También es posible proponer la metáfora del hombre contemporáneo que se conforma con nada, o casi nada. La tensión sexual presente en varios apartes de la obra permite sugerirlo.

 

“…RUTH

¿Qué es?

LENNY

Agua.

Coge el vaso, lo prueba y luego lo deja en alguna mesa. LENNY la observa.

¿No es curioso? Yo, en pijama; y usted totalmente vestida…

Va hacia el aparador y se sirve también agua”…

 

 

“…LENNY

¿En mi querida Venecia? ¡Qué curioso! Siempre he pensado que, si hubiera sido

soldado en la guerra — digamos en la campaña de Italia —, habría estado en Venecia.

Siempre he tenido esa sensación. La cosa es que era demasiado joven para hacer la

guerra, era un niño; pero, de no haber sido por eso, estoy seguro de que hubiera

estado en Venecia. Sí, con mi batallón. ¿Le importa que le coja la mano?

RUTH

¿Por qué?

LENNY

Nada. Por el tacto.

Se levanta y va hacia ella.

RUTH

¿Por qué?

Él la mira, de pie junto a ella.

LENNY

Le diré por qué.

Breve pausa.

Una noche, no hace mucho, una noche…”

 

 

“…SAM

No tengo novia.

SAM se levanta, va al aparador y coge una manzana. La muerde.

Está un poco seca.

Mira afuera por la ventana.

En todo caso, no una novia como la que tú tuviste. Por ahora. No. Como Lessy.

Pausa.

Después de todo salí con ella un par de veces. ¿No es así? La llevé por ahí una o dos

veces en mi taxi. Era una mujer encantadora.

Pausa.

Era tu mujer, y sin embargo fueron las tardes más deliciosas que he pasado. La llevaba

por ahí. Por gusto.

MAX

(Quedamente. Cerrando los ojos.) Cristo…

SAM

Solía parar en un tabanco y la convidaba a café. Era una compañera deliciosa”…

 

Harold Pinter. Tornar a casa. Editorial Arola, España, 2007

http://www.casadellibro.com/libro-tornar-a-casa/9788496639423/1130030

 

 

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

 

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Enero 2015

Leave a comment

Filed under Gigantes, Uncategorized

DEREK WALCOTT

Derek_Walcott

DEREK WALCOTT

Santa Lucía, Enero 1930 –

Premio Nobel de Literatura 1995

 

 

“SARGAZOS

Esa vela que descansa en la luz, hastiada de las islas, una goleta que surca el Caribe

en dirección al hogar, podría ser Odiseo, camino a casa en el Mar griego; aquel ansia de padre y esposo

bajo las arrugadas uvas agrias, es como aquél adultero que escucha el nombre de Náusica en el grito de cada gaviota.

Esto no tranquiliza a nadie. La vieja batalla entre la obsesión y la responsabilidad no terminará nunca y ha sido la misma

tanto para el navegante como para el que se retuerce allá en la orilla sobre sus sandalias al encaminar sus pasos hacia el hogar, desde que Troya suspiró su última llama,

y la roca del gigante ciego sacó la batea de cuyo pozo surgen los grandes hexámetros que terminan en marejadas exhaustas.

Los clásicos pueden consolar. Más no lo suficiente”

 

Derek Walcott. Omeros. Editorial Anagrama, 1994.

 

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

 

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Enero 2015

 

Leave a comment

Filed under Gigantes

VOLTAIRE, PARIS, IGUALA

Voltaire

En una nota en “The Guardian”, edición de ayer, se afirma que después de los ataques terroristas de esta semana, las ventas del libro “Tratado sobre la tolerancia”, de Voltaire, se han disparado dentro del territorio francés. Incluye la nota algunos comentarios un tanto superficiales acerca de si este súbito interés masivo es un reconocimiento y respaldo al pensamiento del filósofo acerca de la libertad de expresión, y se pierde en disquisiciones poco fundamentadas sobre cuáles sentencias pueden serle legítimamente atribuidas y cuáles no. Quizás se trata más bien de una expresión de la necesidad de acudir a los símbolos de identidad y fortaleza nacionalista que sobreviene en todos los países del mundo cuando su vida civil cotidiana se ve amenazada por ataques como el de Paris. Después de todo, Voltaire es un ícono nacional de Francia. De la misma necesidad de acudir a esos símbolos patrios hemos sido testigos cuando ocurrieron los ataques de Septiembre 11, por ejemplo.

http://www.theguardian.com/books/2015/jan/16/voltaire-treatise-tolerance-besteller-paris-attack

La nota me ha obligado a salir por un momento de la burbuja de aire que es mi pasión por la escritura para pensar en un tema que debería ser de obligada reflexión y debate permanente por lo menos entre nosotros, los intelectuales, los escritores, los poetas, los que nos alzamos armados de palabras en las redes sociales y en los medios de la prensa formal para denunciar, apoyar, atacar, expresar. Me refiero al tema de la tolerancia. Palabra difícil de escribir con todas sus letras en el mismo renglón con otras tales como…Iguala. Deberíamos pensar muy pero muy seriamente en esto. Este es mi alimento de hoy para mis reflexiones sobre este respecto:

 

“La tolerancia es un crimen cuando lo que se tolera es la maldad”.

Thomas Mann

 

“La tolerancia es otra palabra para la indiferencia”.

William Somerset Maugham

 

 “Cuando hablamos del derecho a la vida, o al desarrollo, a disentir o a la diversidad, estamos hablando de la tolerancia. La tolerancia promovida, protegida y venerada asegurará la libertad. Sin ella, no podemos asegurarnos de ninguna. En las palabras de un hombre sabio: “la fe produce respeto, y el fanatismo provoca el odio”.

Kofi Annan

 

“Por lo tanto, debemos reclamar, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes”.

Karl Popper

 

“Los problemas eran los mismos, queríamos paz en la tierra, amor y tolerancia entre las personas de todo el mundo. Hemos aprendido que el cambio es lento”.

Paul Mccartney

 

 “La sumisión y tolerancia no es el camino moral, pero sí con frecuencia el más cómodo”.

Martin Luther King

 

“Puesto que yo soy imperfecto y necesito la tolerancia y la bondad de los demás, también he de tolerar los defectos del mundo hasta que pueda encontrar el secreto que me permita ponerles remedio”.

Gandhi.

 

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

 

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Enero 2015

 

http://www.amazon.com/Tratado-Tolerancia-Spanish-Voltaire/dp/8474239974/ref=sr_1_3?s=books&ie=UTF8&qid=1421503396&sr=1-3&keywords=tratado+de+la+tolerancia&pebp=1421503414860&peasin=8474239974

 

Leave a comment

Filed under Mundo de Escritores, Uncategorized

ENTRE ALEXIS Y LA YOURCENAR

Yourcenar

Uno de los tesoros que me compré en las vacaciones (ya borradas entre el vórtice helado de lo que en Chicago se reconoce como una nueva concepción del clima, dónde una temperatura de 10°F es prácticamente un verano), fue una copia en español de la primera novela de Marguerite Yourcenar “Alexis”. En nuestro mundo de escritores se tiende a creer que la primera novela de un escritor necesariamente muestra su inexperiencia y sus vacilaciones, y con esa expectativa abordé la lectura. Tamaño error, en este caso, porque lo que me encontré fue la maestría del maestro desde una alborada que ya desde entonces era cénit, y que lo sigue siendo. Hay tres aspectos que quiero destacar en esta nota:

  1. El tema: escrita en 1929, cuando aún el mundo no discutía el tema como lo hace hoy en día, Alexis es la carta de un homosexual a su esposa para explicarle los motivos de su ruptura. La obra, sin embargo, es mucho más que una exploración sobre el tema de la homosexualidad. Es una denuncia, una revelación, sobre la existencia de una interioridad que el ser humano reconoce y oculta. Esa interioridad. La que todos mantenemos deliberadamente oculta. Esa, dónde aquello que sabemos que somos vive y obra. Esa que mantenemos a la sombra intencionalmente porque nos causa vergüenza, o nos contradice, o nos debilita. No me refiero ni al subconsciente ni al pre-consciente ni a ninguna dimensión compuesta por lo que el individuo no sabe acerca de sí mismo, sino a aquello que ya hemos descubierto acerca de nosotros mismos y que instintiva pero fieramente escondemos a todos, siempre. Me pregunto que será ese eso en cada uno de mis lectores.
  2. La literatura: “…Vencí. A fuera de recaídas miserables y de victorias aún más miserables, logré vivir durante todo un año cómo hubiera deseado vivir toda mi vida. Amiga mía, no tienes que sonreír. No quiero exagerar mi mérito: tener mérito al abstenerse de cometer una falta es ya, de alguna manera, sentirse culpable. Algunas veces, conseguimos dirigir nuestros, menos nuestros pensamientos, pero en nuestros sueños no podemos influir nunca. Soñé. Conocí el peligro de las aguas estancadas. Parece como si actuar nos absolviera. Hay algo puro en un acto, aunque sea culpable, comparándolo con los pensamientos que de él nos formamos. Digamos, si lo prefieres, que es menos impuro debido a ese no sé qué de mediocre que siempre tiene la realidad…”.*
  3. La reflexión del autor sobre su propia obra (en una reedición aparecida casi cuarenta años después y que en mi copia aparece como prólogo): “…La obscenidad, método que ha tenido en todo tiempo sus adeptos, es una técnica de choque que puede servir cuando se trata de forzar a un público mojigato o hastiado a mirar de frente a aquello que no quiere ver o que, por exceso de costumbre, ya no ve. Su empleo también puede corresponder legítimamente a un afán de limpieza de las palabras, de esfuerzo por devolver a vocablos indiferentes en sí, pero ensuciados y deshonrados por el uso, una especie de limpia y tranquila inocencia…”.

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Enero 2015

* Marguerite Yourcenar. Alexis o el tratado del inútil combate. Punto de Lectura, Colombia, 2013

Leave a comment

Filed under Gigantes, Mundo de Escritores, Uncategorized