LAS REFLEXIONES DEL GATO

Gato en su ventana

Tropecé con El Lobo Estepario muy temprano en mi vida (creo que no tendría más que once o doce), y entre sus combinaciones de vocales y consonantes, frases y sentencias, igual que en unos ojos verdaderos y profundos aunque inexistentes, encontré en ese mismo instante la misma angustia definitiva que ya había poblado, irreparablemente, mi mundo con personajes de fantasía. Dorian Gray, Edmundo Dantés, Dr. Jekyll y Mr. Hyde, y Heatchcliff ya estaban en, o ya casi llegaban a, esa larga lista de solitarios que no lograron encajar, entre la gente, en ninguna parte. De angustias como las suyas, creo yo, está hecha la literatura. Y es que ahora mismo, sábado 25 de abril del 2015, sentada frente al ancho ventanal inmóvil en el que me he refugiado hace tiempo a escribir enfrente del lago, igual que se refugia un gato en el dintel de su ventana para poder dedicarse sin interrupciones a ignorar a los que pasan, me pregunto una vez más si es el ego o es la tortura moral lo que nos convierte en escritores.

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Abril 25 2015

Leave a comment

Filed under Uncategorized

POESÍA DE GUNTER GRASS

Günter_Grass_auf_dem_Blauen_Sofa

A propósito del reciente fallecimiento de Gunter Grass (Alemania 1927-2015, Premio Nobel de Literatura 1999) no quisiera referirme ni a su obra más importante (El tambor de hojalata), que dejó una impronta definitiva y temprana en mi formación literaria, ni a su controvertida vida política, incluyendo haber sido miembro de las SS nazis. Quiero destacar su poesía, que es un reflejo de esa mirada especialmente imaginativa y profunda sobre lo cotidiano que hizo de él un clásico de todos los tiempos.

Las ventajas de las gallinas de viento
Porque apenas ocupan sitio
en sus perchas de corrientes de aire
y no picotean mis domésticas sillas.
Porque no desprecian las duras mondas de los sueños,
ni corren tras las letras
que el cartero pierde cada mañana ante mi puerta.
Porque se quedan quietas
de la pechuga al penacho, paciente superficie, escrita en letra pequeña,
sin olvidar plumas ni apóstrofos…
Porque dejan la puerta abierta
y la clave sigue siendo la alegoría
que canta de vez en cuando.
Porque sus huevos son tan ligeros
y digeribles, traslúcidos.
Quién vio ese instante
en que el amarillo se harta, agacha las orejas y calla.
Porque su silencio es tan suave,
la carne del mentón de una Venus,
las alimento… A menudo con viento del Este,
cuando pasan las hojas de tabiques intermedios,
se abre un nuevo capítulo
y me apoyo feliz en la valla,
sin tener que contar las gallinas…
porque son innumerables y se multiplican sin pausa.

Gunter Grass. Las Ventajas de las gallinas de viento, 1956

Inundación
Esperamos que cese la lluvia,
aunque nos hemos acostumbrado
a permanecer invisibles, tras la cortina.
La cuchara es colador ahora y nadie se atreve ya
a extender la mano.
Muchas cosas flotan por las calles,
cosas bien escondidas en tiempo seco.
¡Qué penoso ver las sábanas usadas del vecino!
Vamos a menudo al indicador de nivel
y comparamos, como relojes, nuestras cuitas.
Algunas cosas pueden regularse.
Pero cuando los aljibes se desborden y se colme la medida que heredamos
tendremos que ponernos a rezar.
El sótano está sumergido, hemos subido las cajas
y comprobamos con la lista el contenido.
Todavía no se ha perdido nada…
Como es seguro que las aguas bajarán pronto
hemos empezado a coser sombrillitas.
Será muy duro volver a cruzar la plaza,
claramente, con sombra de plomo.
Al principio echaremos de menos la cortina
y bajaremos al sótano a menudo
para contemplar la marca
que las aguas nos legaron.

Gunter Grass.Triángulo de Vías, 1960

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Abril 2015

Leave a comment

Filed under Gigantes

HEREJÍA Y REVERENCIA A PROPÓSITO DE ISLA NEGRA

Casa

HEREJÍA
Se dice que Neruda hizo un tapiz de conchas marinas, que el mismo recogió del mar, a la entrada de su casa en Isla Negra con la intención de proporcionar a sus amigos una bienvenida de masajes en los pies muy reconfortante. Y allí están, efectivamente, en el vano de la puerta, enterradas en un piso en tono rosa, las hileras de conchas blancas de tamaños varios. No pude menos que apartarme con ese miedo supersticioso que me produjeron siempre las conchas. Y es que una concha, para mí, es un cadáver, y no me parece una buena idea sembrar la entrada de ninguna casa con cadáveres. ni siquiera si se trata de la casa de Neruda. Resultaría tan solo un imán para la mala suerte, para el desasosiego, para esa desesperanza y ese sentimiento denso y negro que impregna en el alma del ser humano todo lo que huele, física o moralmente, a muerto. No logré admirar al gran poeta cuando recorrí su casa en Isla Negra, a pesar de ser una casa formidable, o quizás precisamente debido a eso. Mascarones, esculturas, estatuas, el bar, el comedor, la estructura en forma de barco, todo está tan cuidadosamente diseñado que es imposible dejar de presentir que el poeta no hizo de Isla Negra un hogar sino un vestuario apropiado a su gloria, un lugar para atraer miradas y de esa manera afianzar su propia imagen de poeta profundo y extravagante.
http://www.bing.com/images/search?q=interior+isla+negra+neruda&id=EC47076D3402112F84C3ACC7DA3FF99D5DB2F98A&FORM=IQFRBA

REVERENCIA

Y allí, en medio de todo este escenario fabricado (afirmación que no me perdonará la historia), el mar en su ser austral, escenario real, regalo del universo, se irguió vibrante y poderoso para inspirar versos que no fueron creados con el fin de afianzar ninguna imagen sino que nacieron desde la profunda sensibilidad de un poeta estructural, no de un escribidor de poemas, para elevar el alma de la raza humana:

Neruda Isla Negra Exterior

Alturas de Macchu Picchu, XII.
“Sube a nacer conmigo, hermano.
Dame la mano desde la profunda
zona de tu dolor diseminado.
No volverás del fondo de las rocas.
No volverás del tiempo subterráneo.
No volverá tu voz endurecida.
No volverán tus ojos taladrados.
Mírame desde el fondo de la tierra,
labrador, tejedor, pastor callado:
domador de guanacos tutelares…”

“Dadme el silencio, el agua, la esperanza.

Dadme la lucha, el hierro, los volcanes.

Apagadme los cuerpos como imanes.

Acudid a mis venas y a mi boca.

Hablad por mis palabras y mi sangre”.

Pablo Neruda. Canto General. Seix Barral, Barcelona, 2008.

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Abril 2015.

Leave a comment

Filed under Gigantes, Mundo de Escritores

VIÑA DEL MAR

vina del mar 2

Viña del Mar no sabrá nunca cómo ni cuándo se robó mi corazón. Yo sí sé cómo, cuándo, y con la excusa de qué. Allí he de permanecer hasta el 5 de Abril y después regresaré con mis notas de los sábados. Felices Pascuas para todos.

GRACIAS POR LEER Y COPARTIR MI BLOG: www,florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Marzo 2015

Leave a comment

Filed under Uncategorized

TIEMPO DE RECORDAR A GABO

Gabriel García Márquez

DIÁLOGO DEL ESPEJO (1949)

“El hombre de la estancia anterior, después de haber dormido largas horas como un santo, ol­vidado de las preocupaciones y desasosiegos de la madrugada reciente, despertó cuando el día era alto y el rumor de la ciudad invadía —to­tal— el aire de la habitación entreabierta. De­bió pensar —de no habitarlo otro estado de alma— en la espesa preocupación de la muer­te, en su miedo redondo, en el pedazo de barro —arcilla de sí mismo— que tendría su her­mano debajo de la lengua. Pero el sol regocijado que clarificaba el jardín le desvió la atención hacia otra vida más ordinaria, más terre­nal y acaso menos verdadera que su tremenda existencia interior. Hacia su vida de hombre corriente, de animal cotidiano, que le hizo re­cordar —sin contar para ello con su sistema nervioso, con su hígado alterable— la irremediable imposibilidad de dormir como un bur­gués. Pensó —y había allí, por cierto, algo de matemática burguesa en el trabalenguas de ci­fras— en los rompecabezas financieros de la oficina.  

Las ocho y doce. Definitivamente llegaré tar­de. Paseó la yema de los dedos por la mejilla. La piel áspera, sembrada de troncos retoñados, le dejó la impresión del pelo duro por las antenas digitales. Después, con la palma de la mano entreabierta, se palpó el rostro distraído, cuida­dosamente; con la serena tranquilidad del ciru­jano que conoce el núcleo del tumor, y de la superficie blanda fue surgiendo hacia adentro la dura sustancia de una verdad que, en oca­siones, le había blanqueado la angustia. Allí, bajo las yemas —y después de las yemas, hueso contra hueso—, su irrevocable condición ana­tómica había sepultado un orden de compues­tos, un apretado universo de tejidos, de mundos menores, que lo venían soportando, levantando su armadura carnal hacia una altura me­nos duradera que la natural y última posición de sus huesos.

Sí. Contra la almohada, hundida la cabeza en la blanda materia, tumbando el cuerpo sobre el reposo de sus órganos, la vida tenía un sabor horizontal, un mejor acomodamiento a sus pro­pios principios. Sabía que, con el esfuerzo mínimo de cerrar los párpados, esa larga, esa fati­gante tarea que le aguardaba empezaría a re­solverse en un clima descomplicado, sin com­promisos con el tiempo ni con el espacio: sin necesidad de que, al realizarla, esa aventura quí­mica que constituía su cuerpo sufriera el más ligero menoscabo. Por lo contrario, así, con los párpados cerrados, había una economía total de recursos vitales, una ausencia absoluta de orgánicos desgastes. Su cuerpo, hundido en el agua de los sueños, podría moverse, vivir, evolucio­nar hacia otras formas existenciales en las que su mundo real tendría, para su necesidad ínti­ma, una idéntica densidad de emociones —si no mayor— con las que la necesidad de vivir que­daría completamente satisfecha sin detrimento de su integridad física. Sería —entonces— mu­cho más fácil la tarea de convivir con los seres, las cosas, actuando, sin embargo, en igual forma que en el mundo real. Las tareas de ra­surarse, de tomar el ómnibus, de resolver las ecuaciones de la oficina, serían simples y des­complicadas en su sueño, y le producirían, a la postre, la misma satisfacción interior.          

Sí. Era mejor hacerlo en esa forma artificial, como lo estaba haciendo ya; buscando en la habitación iluminada el rumbo del espejo. Como lo hubiera seguido haciendo si, en aquel instante, una pesada máquina, brutal y absurda, no hubiera deshecho la tibia sustancia de su sueño incipiente. Ahora, regresando al mundo convencional, el problema revestía ciertamente mayores caracteres de gravedad. Sin embargo, la curiosa teoría que acababa de inspirarle su molicie, lo había desviado hacia una comarca de comprensión, y desde adentro de su hombre sintió el desplazamiento de la boca hacia los lados, en un gesto que debió ser una sonrisa involuntaria. Fastidiado -en el fondo continua­ba sonriendo. “Tener que afeitarme cuando debo estar sobre los libros en veinte minutos. Baño ocho, rápidamente cinco, desayuno siete. Salchichas viejas desagradables. Almacén de Mabel salsamentaria, tornillos, drogas, licores; eso es como una caja de qué sé yo quién; se me olvidó la palabra. (El ómnibus se daña los mar­tes y demora siete.) Pendora. No: Peldora. No es así. Total media hora. No hay tiempo. Se me olvidó la palabra, una caja donde hay de todo. Pedora. Empieza con pe”.          

Con la bata puesta, ya frente al lavabo, un rostro somnoliento, desgreñado y sin afeitar, le echó una mirada aburrida desde el espejo. Un ligero sobresalto le subió, con un hilillo frío, al descubrir en aquella imagen a su propio hermano muerto cuando acababa de levantar­se. El mismo rostro cansado, la misma mirada que no terminaba aún de despertar.          

Un nuevo movimiento envió al espejo una cantidad de luz destinada a conducir un gesto agradable, pero el regreso simultáneo de aque­lla luz le trajo -contrariando sus propósitos-­una mueca grotesca. Agua. El chorro caliente se ha abierto torrencial, exuberante, y la oleada de vapor blanco y espeso está interpuesta entre él y el cristal. Así -aprovechando la interrup­ción con un rápido movimiento- logra poner­se de acuerdo con su propio tiempo y con el tiempo interior del azogue.         

Sobre la cinta de cuero se levantó llenando de cortantes orillas, de helados metales; y la nube -desvanecida ya- le mostró de nuevo la otra cara, turbia de complicaciones físicas, de leyes matemáticas, en las que la geometría in­tentaba una nueva manera de volumen, una for­ma concreta de la luz. Allí, frente a él, estaba el rostro, con pulso, con latidos de su propia presencia, transfigurado en un gesto, que era simultáneamente, una seriedad sonriente y bur­lona, asomada al otro cristal húmedo que ha­bía dejado la condensación del vapor.          

Sonrió. (Sonrió.) Mostró —a sí mismo— la lengua. (Mostró -al de la realidad- la lengua.) El del espejo la tenía pastosa, amarilla: “Andas mal del estómago”, diagnosticó (gesto sin pala­bras) con una mueca. Volvió a sonreír. (Volvió a sonreír.) Pero ahora él pudo observar que había algo de estúpido, de artificial y de falso en esa sonrisa que se le devolvía. Se alisó el cabello. (Se alisó el cabello) con la mano de­recha (izquierda), para, inmediatamente, volver la mirada avergonzado (y desaparecer). Extra­ñaba su propia conducta de pararse frente al espejo a hacer gestos como un cretino. Sin em­bargo, pensó que todo el mundo observaba fren­te al espejo idéntica conducta, y su indignación fue entonces mayor, ante la certeza de que, siendo todo el mundo cretino, él no estaba sino rindiéndole tributo a la vulgaridad. Ocho y die­cisiete.          

Sabía que era necesario apresurarse si no quería ser despedido de la agencia. De esa agen­cia que se había convertido, desde hacía algún tiempo, en el sitio de partida de sus propios funerales diarios. El jabón, al contacto con la brocha, había levantado ya una blancura azul liviana que lo recuperaba de sus preocupaciones. Era el mo­mento en que la pasta jabonosa se subía por el cuerpo, por la red de las arterias, y le facilitaba el funcionamiento de toda la maquinaria vi­tal… Así, regresado a la normalidad, le pareció más cómodo buscar en el cerebro saponificado la palabra con que quería comparar el almacén de Mabel. Peldora. La cacharrería de Mabel. Paldora. La salsamentaria o droguería. O todo a la vez: Pendora.

Sobre la jabonería hervía la espuma suficien­te. Pero siguió frotando la brocha, casi con pa­sión. El espectáculo pueril de las burbujas le daba una clara alegría de niño grande que se le trepaba al corazón, pesada y dura, como un li­cor barato. Un nuevo esfuerzo en persecución de la sílaba habría sido entonces suficiente para que la palabra reventara, madura y brutal; para que saliera a flote en aquella agua espesa, turbia, de su esquiva memoria. Pero esta vez, como las anteriores, las piececillas dispersas, desarmadas de un mismo sistema, no ajustarían con exacti­tud para lograr la totalidad orgánica, y él se dispuso a desistir para siempre de la palabra: ¡Pandora!          

Y era ya tiempo de que desistiera de aquella búsqueda inútil, porque —ambos alzaron la vis­ta y se encontraron en los ojos— su hermano gemelo, con la brocha espumeante, había em­pezado a cubrirse el mentón de fresca blancura­zul, dejando correr la mano izquierda —él lo imitó con la derecha— con suavidad y precisión, hasta cubrir la zona abrupta. Desvió la vista, y la geometría de las manecillas se le presentó empeñada en la solución de un nuevo teorema de angustia: ocho y dieciocho. Lo estaba ha­ciendo muy lentamente. Así que, con el firme propósito de terminar pronto, afirmó la navaja de cuerno obediente a la movilidad del meñique.          

Calculando que en tres minutos estaría ter­minado el trabajo, levantó el brazo derecho (izquierdo) hasta la altura de la oreja derecha (izquierda), haciendo de paso la observación de que nada debía resultar tan difícil como afeitar­se en la forma en que lo estaba haciendo la imagen del espejo. Había derivado de allí toda una serie de cálculos complicadísimos con el propósito de averiguar la velocidad de la luz que, casi simultáneamente, realizaba el viaje de ida y regreso para reproducir cada movimiento. Pero el esteta que lo habitaba, tras una lucha aproximadamente igual a la raíz cuadrada de la velocidad que hubiera podido averiguar, venció al matemático, y el pensamiento del artista se fue hacia los movimientos de la hoja que verde­azul blanqueaba con los diferentes golpes de luz. Rápidamente —y el matemático y esteta esta­ban ahora en paz— bajó el filo por la mejilla derecha (izquierda) hasta el meridiano del labio, y observó con satisfacción que la mejilla iz­quierda de la imagen aparecía limpia entre sus bordes de espuma.          

No acababa aún de sacudir la hoja cuando, de la cocina, empezó a llegar el humeo cargado con un acre olor a carne guisada. Sintió el es­tremecimiento debajo de la lengua, y el torren­te de saliva fácil, delgada, que le llenó la boca con el sabor enérgico de la manteca caliente. Riñones guisados. Por fin hubo un cambio en la condenada tienda de Mabel. Pendora. Tampo­co. El ruido de la glándula entre la salsa le re­ventó en el oído, con un recuerdo de lluvia mar­tillante, que era, en efecto, el mismo de la ma­drugada reciente. Por tanto, no debía olvidar los zapatones y el impermeable. Riñones en salsa. No hay duda.          

De todos sus sentidos ninguno le merecía tanta desconfianza como el del olfato. Pero, aun por encima de sus cinco sentidos y aun cuando aquella fiesta no fuera más que un op­timismo de su pituitaria, la necesidad de ter­minar cuanto antes era, en aquel momento, la más urgente necesidad de sus cinco sentidos. Con precisión y ligereza —el matemático y el artista se mostraron los dientes— subió la hoja de adelante (atrás) hacia atrás (adelante), hasta la comisura (derecha) izquierda, mientras con la mano izquierda (derecha) se alisaba la piel, facilitando así el paso de la orilla metálica, de adelante (atrás) hacia (adelante) atrás, y de arri­ba (arriba) hacia abajo, terminando —ambos jadeantes— el trabajo simultáneo.          

Pero, ya al finalizar, y cuando daba los últi­mos toques a la mejilla izquierda con la mano derecha, alcanzó a ver su propio codo contra el espejo. Lo vio grande, extraño, desconocido, y observó con sobresalto que, por encima del codo, otros ojos igualmente grandes e igualmen­te desconocidos, buscaban desorbitados la di­rección del acero. Alguien está tratando de ahorcar a mi hermano. Un brazo poderoso. ¡Sangre! Siempre sucede lo mismo cuando lo hago de prisa.          

Buscó, en su rostro, el sitio correspondiente; pero su dedo quedó limpio y no denunció al tacto solución alguna de continuidad. Se so­bresaltó. No había heridas en su piel, pero allá, en el espejo, el otro estaba sangrando ligera­mente. Y en su interior volvió a ser verdad el fastidio de que se repitieran las inquietudes de la noche anterior. De que ahora, frente al espe­jo, fuera a tener otra vez la sensación, la con­ciencia del desdoblamiento. Pero allí estaba ya el mentón (redondo: caras iguales). Esos pelos en el hoyuelo necesitan una navaja en punta.          

Creyó observar que una nube de desconcier­to velaba el gesto apresurado de su imagen. ¿Sería posible que, debido a la gran rapidez con que se estaba rasurando —y el matemático se adueñó por entero de la situación—, la veloci­dad de la luz no alcance a cubrir la distancia para registrar todos los movimientos? ¿Podría él, en su premura, adelantarse a la imagen del espejo y terminar la tarea un movimiento antes de ella? ¿O sería posible —y el artista, tras una breve lucha, logró desalojar al matemático— que la imagen hubiera tomado vida propia y resuelto —por vivir en un tiempo descomplicado—, terminar con mayor lentitud que su su­jeto externo?          

Visiblemente preocupado abrió el grifo del agua caliente y sintió la subida del vapor tibio y espeso, mientras el chapoteo de su rostro en­tre el agua nueva le llenaba los oídos de un ru­mor gutural. Sobre la piel, la amable aspereza de la toalla recién lavada le hizo respirar una honda satisfacción de animal higiénico. ¡Pan­dora! Ésa es la palabra: Pandora.          

Miró la toalla con sorpresa y cerró los ojos, desconcertado, mientras allá, en el espejo, un rostro igual al suyo lo contemplaba con unos grandes ojos estúpidos y el rostro cruzado por un hilo cárdeno.

Abrió los ojos y sonrió (sonrió). Ya nada le importaba. El almacén de Mabel es una caja de Pandora.

El olor caliente de los riñones en salsa le agasajó el olfato, ahora con mayor urgencia. Y sintió satisfacción —con positiva satisfac­ción— que dentro de su alma un perro grande se había puesto a menear la cola”.

 

Gabriel García Márquez. Ojos de perro azul. Editorial Suramericana, Buenos Aires, 1974

 

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Marzo 2015

Leave a comment

Filed under Gigantes

LA BUENA LITERATURA DE NUESTROS DÍAS

Nos hemos acostumbrado a que los grandes escritores del panorama literario mundial, en estos días, son aquellos que, entre otros factores comunes, exploran en su escritura las profundidades de problemas sociales muy difíciles que enfrenta o ha enfrentado la raza humana. Un ejemplo de esos temas es todo lo relacionado con el Holocausto: su antes, su durante y su después, sus geografías, ahora desde ángulos muy disitntos. Herta Muller, Elfriede Jelinek, Le Clezio, el mismo Modiano, forman parte de estos escritores.

Profundizar sobre temas de alto impacto moral mundial parece ser tan, pero tan importante para posicionarse como un maestro de la literatura contemporánea, que algunos escritores de best-sellers están empezando a tratar de empaquetar sus obras dentro de un tema de conflicto social o una premisa existencialista. Haruki Murakami es aquí un buen ejemplo: empezó escribiendo una narrativa que parecía pensada para argumento de Hollywood, y de pronto, después de que ocurrió el Tsunami japonés y él visitó alguna de las zonas más afectadas, decidió revestir sus obras de un olor a profundiad existencialista. Ahora sus editores lo proclaman como el escritor del dessaraigo nihilista post-tsunami.  Sigue siendo un escritor de best sellers escritos con formula, pero ahora que aspira a ganarse el Nobel, ha dado el paso de mercadotenia correcto en términos del empaque de su producto.

Debo decir que otro factor común de los realmente grandes, es el esmero por la calidad de la escritura. Algunos de quienes en este momento leen esta nota saben que yo leo autores premiados con el Nobel todo el tiempo. Los admiro, los respeto, los examino y aprendo de ellos algo nuevo cada dia. Y un factor común que identifico en todos, sin excepción alguna a la regla, es la escritura depurada, compuesta de frases muy pero muy trabajadas en dónde es casi imposible encontrar improvisación ni descuido. Mucho más importante todavía, los grandes maestros de la literatura de nuestros días no atiborran sus páginas con cantidades de eventos que quieren ser imaginativos, sino que desarrollan los sucesos dentro estructuras sofisticadas de voz narrativa, tiempos, ritmos y cadencias que permiten que las verdades morales ocultas fluyan y resuenen como melodías sin artificio. Son escritores que no se han creído que todo lo que viene a su mente era necesariamente bueno, sino que trabajan muy concienzudamente para producir muy pero muy buena literatura, y saben (aprendieron), lo que buena literatura significa.

Estas reflexiones, que no me son nuevas, invadieron mi pensamiento esta semana a raiz de mi lectura de Le Clezio. ¿Su tema? Post Guerra. ¿Su estilo? Prosa poética. ¿Su ángulo? Profundo, desgarrado, deja en la boca ese sabor claramente reconocible de la deseperación y la impotencia. Me he preguntado, al leerlo, si nuestros escritores de Latinoamerica que hoy en día escriben prolíferamente acerca del cáncer del narcotrafico, su prodedumbre y su violencia, algún día ocuparán un lugar propio en el mundo de la literatura. Me pregunto si están trabajando sus estructuras narrativas, sus secuencias, sus voces, y sobre todo sus capacidades para descubrir el dolor moral colectivo, o si se limitan a narrar hechos escandalosos inspirados en realidades barbáricas. La pregunta surge porque al leerlos, solo aparece lo amarillista. Tristemente.

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Seattle, Marzo 2015

Leave a comment

Filed under Escribiendo, Gigantes, Mundo de Escritores, Uncategorized

MAYÚSCULAS Y MINÚSCULAS

Se escriben mayúsculas en:

  • Toda palabra inicial de un escrito
  • Toda palabra que viene después de punto seguido, dos puntos, o signos de interrogación o exclamación
  • Todo nombre propio, así como nombres dados a los animales
  • Nombres geográficos
  • Títulos de obras (La Náusea)
  • Sobrenombres
  • Títulos religiosos (Santo, Monseñor)
  • Nombres de instituciones (Senado)
  • Nombres de ciencias (Biología)
  • Palabras que forman parte de una denominación ficticia (Fulano de Tal)
  • Los artículos que forman parte de un apellido (Sión Templar El Santo)
  • Seudónimos y nombres artísticos (La Caponera)
  • Nombres de seres mitológicos

Se escriben minúsculas:

  • Después de un dígito (180 vacas)
  • Cuando la frase va precedida de puntos suspensivos que indican que es una copia textual de un fragmento que no empezó con la palabra copiada (…”…frente al pelotón de fusilamiento…”)
  • Siglas de acceso a páginas digitales (www.florentino letters.com)
  • En adjetivos y sustantivos derivados de nombres propios (El pensamiento platónico)
  • En sustantivos que designas profesiones (Necesito un medico, un contador y un abogado)
  • En adjetivos y sustantivos que expresan procedencia nacional o geográfica (A mis amigos mexicanos les adeudo…)
  • Los artículos que preceden al nombre de obras famosas (el Quijote, la Sonata Patética)
  • Las palabras que designan unidades de medida (metro, yarda, kilos)
  • Las notas musicales (do, re, mí…)
  • Los nombres de los idiomas (español, inglés)
  • Los nombres de los meses y los días de la semana (enero, jueves)

GRACIAS POR LEER Y COMPARTIR MI BLOG: http://www.florentinoletters.com

Martha Cecilia Rivera, Chicago, Febrero 2015

2 Comments

Filed under Escribiendo